PELJEŠAC

(full size map)

______________________________________________________________

La Península de Pelješac está situada en el sur de Dalmacia, con 65 km de largo y  348 km2 de área. Pelješac es rica en bosques de pino negro y plantas mediterráneas, y una gran parte de la zona está bajo los oliveros y viñedos, que proporcionan respectivamente el aceite de oliva virgen y alta cualidad de vino tinto. Gran parte de la costa de la península de Pelješac esta conectada con los pueblos, y esporadicamente es interrumpida por playas y bahías cubiertas por una rica mediterranea y subtropical vegetación. Todo esto junto con el mar y el sol dan a Pelješac las características de un autentico paraiso mediterráneo.

Toda la península de Pelješac se ofrece en su belleza romántica. La costa está salpicada de bahías, guijarros blancos, olivos, cipreses centenarios y acantilados cubiertos de salvia.

Los viñedos “Plavac Mali” se encuentran a lo largo de toda la península, un tipo de uva autoctona de Dalmacia. Los viñedos de Plavac Mali, a lo largo de las laderas de Dingac y Postup, producen algunos de los mejores vinos tintos en Croacia.

En ningún otro lugar como en la península de Pelješac, como el área pequeña que es, hay tantas y amplias actividades y nuevos retos para los amantes de la comida y el vino. Las rutas del vino y visitas a las bodegas de Pelješac representan el fuerte sentimiento de tradición y amor por la uva y del vino. Su arquitectura le mostrará las huellas de la historia dejadas por una variedad de culturas.

Alrededor del siglo 5 a.C. una tribu iliria llamada “Plereja”, vivian en la península. En ese tiempo los ilirios habitaban toda la tierra entre la bahía de Kotor (Montenegro en el día de hoy) y el río Neretva. Gran número de los lugares de enterramiento ilirios, los montículos de roca llamados “gomile” ( los “montones” o “pilas de escombros”), nos dicen que la península debe haber sido densamente poblada por los “Plereja” en la época pre-histórica. A pesar de la presencia de los griegos en las vecinas inmediaciones de Pelješac, sus contactos y su influencia sobre los ilirios de Pelješac, parecen haber sido insignificantes. Parece que Pelješac no era interesante para los griegos. Hacia el final del siglo 3 a.C., en las costas de la antigua Iliria llegaron los romanos, con sus intenciones expansionistas y con la excusa de proteger a los griegos y al comercio marítimo de la piratería iliria. La larga resistencia de los ilirios finalmente fue rota en el 35 d.C. por la masacre bárbara de los cautivos varones adultos de Iliria, que se llevó a cabo por las tropas de Augusto Octavio, en las islas de Mljet y Korčula. Los romanos entonces, vendieron a las mujeres de Iliria y se llevaron a sus hijos como esclavos. Después de esto, toda la resistencia de Pelješac fue aplastada. La península eventualmente se convirtió en una parte de la provincia romana de Dalmacia, y por lo tanto, fue incorporada al estado romano.

En el siglo 7 b.C. los eslavos se asentaron en las costas orientales del Adriático. A partir de ese momento, hasta 1333 d.C., la península de Pelješac fue parte de “Hum” (también llamado “Zahumlje”) un territorio eslavo temprano. En 1333 a.C. la República de Dubrovnik (inicialmente una ciudad-estado) compró la península al rey serbio Dušan y a el ban Bosnio Stjepan II Kotromanić. Habiendo obtenido Pelješac (o “Stonski Rata”, como la península se llamaba en ese momento), el gobierno de Dubrovnik comenzó a llevar a cabo una serie de medidas destinadas a garantizar la gobernabilidad del territorio recién adquirido, la protección de los invasores potenciales y garantizar la vitalidad de la economía local. Una de esas medidas fue la distribución de tierras a los nuevos propietarios. La nobleza de Dubrovnik quería todo lo de la tierra en la península, pero la resistencia de los terratenientes tradicionales, especialmente de los ancianos, los obligaron a aceptar ciertos compromisos.

Lovište

Lovište es un pueblo pequeño situado en una de las bahías más bonitas de la península de Pelješac. La zona de Lovište cubre aproximadamente 40 kilómetros de costa con numerosas bahías y playas. El clima de Lovište es ideal para el turismo banista. La bahia principal tiene un mar siempre cálido, y el número de horas de sol al año superan las 3000h. Muchos olivares, murallas de piedra y estatuas, son monumentos del esfuerzo humano. Alrededor de Lovište hay una serie de playas naturales de arena a las que sólo se puede llegar por mar, hermosas playas de piedra como si estuvieran talladas, y bahias llenas de pinos.

Kućište

Kućište se encuentra en la bahía en la costa sur de Pelješac, frente a la medieval Korčula y protegido por la colina de San Elias en el norte. Kuciste y Viganj están separados por Liberan (el pequeño monticulo con la playa de gravilla blanca a lo largo). Más al este está la bahía de Zamosce con una larga playa de arena natural. En el limite oriental esta Perna, parte más nueva de Kuciste. La antigua aldea situada en la colina sobre Kuciste y Perna es Zukovac, con hermosas mansiones de piedra, las cuales por desgracia hoy en día están desiertas, y Bilopolje, famosa por grandes vinos y hermosas vistas al canal y a Korčula.

Kuciste tiene una larga tradición marítima, el centro del pueblo se remonta al siglo 16, y al siglo 19, las construcciónes de casas de capitán al estilo de las mansiones de verano de Dubrovnik, que se extienden a lo largo de la bahía. La casa más interesante es la de la familia de comerciantes maritimos Lazarovic es una casa de Renacimiento tardío de dos pisos y un palacio barroco de finales del siglo 18. La iglesia de la Santísima Trinidad fue construida en 1752, es una de las iglesias barrocas más importantes de la costa del sur croata.

Orebić

Orebić es un maritimo e histórico lugar bien conocido y un centro turístico de la península de Pelješac, situado a lo largo del canal de Pelješac en las faldas del mayor pico de Pelješac, San Elias (961 metros). El entorno se caracteriza por una exuberante vegetación mediterránea. La economía se basa en la agricultura, la fruticultura, la pesca y el turismo. Entre las playas, la más interesante es la de Trstenica. Orebić tiene líneas de ferry con la isla de Korčula.

El Monasterio franciscano del s.15 con la extraordinaria vista sobre el archipielago de Korčula, la Iglesia de Nuestra Señora del ángel, el Museo Marítimo y las casas de los antiguos capitánes de barco, dan testimonio de la rica cultura e historia de este lugar. Orebić fue fundada a finales del siglo 15 y principios del siglo 16, en la antigua República de Dubrovnik, y desde el principio, estaba frente al mar como fuente de beneficios. En 1586, una familia de marineros llamados Orebić, restauró un castillo en el centro de un asentamiento fortificado, que fue llamado por ellos Orebić. Hasta el s.16, el lugar se llamaba Trstenica. Desde el s.14 al s.19, era aqui la sede de los Duques. Durante este tiempo Orebić estaba bajo la República de Dubrovnik, y desde tiempos antiguos ha sido un centro marítimo.

Desde el s.17, los buques de Pelješac constituyen una parte importante de la flota mercante de Dubrovnik. Las familias propietarias de barcos van siendo mas poderosas y comienzan a invertir en los comunes botes de vela.

Su ascenso continuó bajo el gobierno de Austria, especialmente en la segunda mitad del siglo 19, cuando en el año de 1865 se establece una sociedad anónima en Orebić para “la construcción (y explotación) de los buques de viaje de larga duración. Después la Sociedad Maritima de Pelješac, en 1875 ha comprado el equipo para el astillero social en Orebić. El astillero fue inaugurado oficialmente por el emperador Franz Joseph. Principalmente se ofrecio para la reparación de buques, y durante la vida útil de 13 años, se construyeron tres barcos de vela de largo viaje.

Janjina

Janjina es un pueblo en el centro de la península. Cuenta con varios sitios arqueológicos que datan de tiempos antiguos. Los habitantes de Janjina tradicionalmente han vivido de la agricultura, principalmente el vino y el cultivo del olivar, por lo que recomendamos Janjina a los interesados en la forma de vida con costumbres tradicionales. La costa y la bahía de Drace están a sólo 2 km de distancia. Se compone de dos pueblos, la capital, es decir Janjina, y una más pequeña llamada Zabrezje, situada detrás de una colina, por lo cual le dieron ese nombre (zabreze en croata signifa “detras de la colina”). Janjina se compone a la vez de 5 aldeas llamadas: Bar, Jaspričići, Prišlići, Dežulovići y Gornje selo. Gornje selo (Pueblo alto) consiste de Lovrovića, Gornje Selo y Polutića. Bar y Gornje ya existian en el siglo 14, mientras que las otras aldeas probablemente aparecieron durante el s.15 o el 16.

Janjina en los años treinta de este siglo fue el centro de la nave de Pelješac, había herreros, fabricantes de calzado, los carpinteros, nueve tiendas, dos carnicerías, dos bares, clubes, la música, la escuela … Todos iban muy bien vestidos. Era una regla no escrita la de llevar una camisa blanca y un traje para los hombres, y las chicas en su mayoría siguieron la moda y vestian como en las grandes ciudades. En el momento de carnaval, Janjina estaba lleno de gente joven, era un momento de gran felicidad y el baile se organizaba en dos salas. Después de unos días estancia en Janjina viendo todo este mundo maravilloso, el Sr. Ivo Celegin, viajante de comercio, y el representante de la famosa empresa, gritó la famosa frase: “Esto no es Janjina, es un pequeño París!”. Tradicionalmente, la “Noche en el Pequeño Paris” fue asegurándose un lugar durante las vacaciones de invierno, muchos años despues. En el escenario de la sala, un modelo de madera de la Torre Eiffel fue creada sólo para esa especial noche. El nombre de “Pequeño París” se mantiene hoy en día. Algunos se refieren a él con admiración, y otros de broma.

Žuljana

Uno de los más hermosos y más atractivos lugares en el lado sur de la Península de Pelješac. Situado en la bahía del mismo nombre, esta rodeado de numerosas playas, especialmente Vucine, una de las más bellas en el Adriático. Espléndido clima mediterráneo, olivos centenarios y viñedos.

Ston

Dos pintorescos pueblos -Ston y Mali Ston- se asientan entre el continente y la península de Pelješac. Las dos ciudades, eran las más importantes de la antigua República de Dubrovnik. La poderosa muralla medieval defendio sus salinas y los fertiles terrenos de cultivo de la Republica en la peninsula de Pelješac. Las paredes de la muralla están fortificadas y miden 5 kilómetros de largo, convirtiendose en la más larga de Europa y la segunda en el mundo, después de la Gran Muralla China.

La bahía de Mali Ston se encuentra entre la península de Pelješac y tierra firme. Es una reserva natural y un area de cultivo de ostras, mejillones y pescado de calidad.

Razglasite:
  • Print
  • Digg
  • Facebook
  • Twitter

Los comentarios están cerrados.

Rezervacije
Weather
Incomplete forecast XML received.
Please refresh your browser.